Me puse a cantarte una mañana

Con el verde de las plantas reflejando la tierna luz del sol.

Tu cabeza reposaba sobre mis piernas, y mis dedos retozaban entre tu cabello.

Mis melodías eran de esperanza, de triunfo ante tribulación.

Y para un adulto que se había perdido

El mundo se volvió otra vez hermoso.

Advertisements