¡Caracoles! Dice la niña al ver sus amiguitos deslizándose por la tierra.

¡Caracoles! Dice el chef al presentar su primer platillo.

¡Caracoles! Dice el granjero al ver su tierra perfectamente barbechada.

¡Caracoles! Dice el muchacho al darse cuenta que se acaba de enamorar.

Advertisements